Blogia
SALDAÑA blog

El 9 de noviembre de 1989

 

 

Unos meses antes los alemanes orientales escapaban de su país por la frontera con la nueva Polonia (la primera nación no comunista que formaba parte del Pacto de Varsovia) y por Checoslovaquia camino a Hungría, su verdadera salida del llamado telón de acero. En aquel mes, a este lado de Europa, veíamos como los sucesos se iban desarrollando a una velocidad asombrosa.

Existe mucha literatura para conocer el origen de la caída del muro. Soy de los que opinan que todo comenzo cuando  Estados Unidos  (USA)  decidió establecer relaciones diplomáticas formales allá por el año 1984 con el Vaticano, cuatro lineas dedico el periódico  L’Osservatore Romano a la noticia el día 10 de enero de 1984. Ronald Reagan, presidente desde 1981 a 1989,  nombró a miembros católicos para los puestos más importantes de la política exterior: William Casey como director de la CIA, Vernon Walters es  el embajador extraordinario del Presidente y, entre otros,  Alexander Haig como secretario de Estado. Se trata de una alianza perfecta, entre Estados Unidos y el Vaticano, de intereses políticos, sociales y morales, para alcanzar un objetivo concreto: la caída del comunismo. Una alianza necesaria, la puesta en marcha de la maquinaria diplomática norteamericana y de la mejor información de la diplomacia vaticana. El plan empezaba a tomar forma.

Unos meses antes, en 1983, el Presidente norteamericano  pedía a la comunidad científica norteamericana que desarrollara una defensa anti-misiles que garantizara la defensa del territorio norteamericano ante cualquier ataque nuclear. La Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) fue denominada "Guerra de las Galaxias". La IDE suponía una verdadera revolución estratégica pues suponía la ruptura de las ideas de disuasión nuclear, el equilibrio del terror y la mutua destrucción asegurada que habían caracterizado las relaciones soviético-norteamericanas durante toda la guerra fría. Fue complicado argumentar aquella operación llamada "guerra de las galaxias" a una opinión pública (entre los que me encuentro) muy reacia al gasto militar; así que después de lo de George W. Bush (hijo) Reagan pasara con méritos propios a la historia como presidente y no como actor.

En mi opinión estas son las dos ideas-fuerza que hacen que cinco años mas tarde el muro se desmorone.  Hay otras  que ayudan a que el desenlace sea más rápido como la debacle económica del bloque socialista que lleva a Gorbachov a prescindir de la teoría de la soberanía limitada de Breznev.  Pero es el 9 de noviembre de 1989, en Berlín, donde se produjo la puesta en escena (después de una rueda de prensa ¿amañada?) de una obra de teatro en la que se habían invertido muchas horas de ensayo.

Aunque existieron piedras en el camino por parte de Francia y Gran Bretaña  había hechos incontestables  para la reunificación alemana: tales como que se había terminado con la teoría de la vulnerabilidad (hasta ese momento los diferentes tratados entre USA y URSS se habían sustentado en el hecho que ambas potencias eran vulnerables a posibles ataques); una Polonia con gobierno electo y no comunista; una  Hungría con un Ministro de Exteriores díscolo (para el sistema comunista antes de Gorbachov, pero acertado en crear su propia soberanía amputada durante años) y una población con ganas de libertad hacían que la reunificación estuviese mas cerca.

 

 

Pero ¿dónde estaba el muro?

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres